Sin luz… a 40 grados

El fin de semana pasada fue uno de los más calurosos (si no es que el más caluroso) de Monterrey. Estuvimos todo el fin de semana a un promedio de 40 grados. Ni en la noche bajaba de los 35.

El viernes en la noche salí de la oficina directo a mi casa a preparar todo para recibir invitados: arreglar cojines de la sala, limpiar la mesa y sillas de afuera, podar una plantita que se me estaba muriendo e interrumpía mi paz, darle de comer a los perros, sacarlos al baño, prender lámparas y velas, comenzar a sacar botana y… lo más importante… prender climas.

Si el primer piso de mi casa estaba ardiendo, ya se imaginarán como estaba el segundo piso donde se encuentra un traga luz que te recibe al subir las escaleras. Claro está, que al subir decidí prender algunos de los climas de arriba para que se refrescara más rápido la casa… error garrafal.

A los 3 minutos… ¡PUM! ¡Se va la luz! Eran las 8PM y mis invitados estaban citados para llegar a las 8:30 PM. No pensé llamarle a la CFE ya que usualmente la luz en mi zona se va y regresa en unos minutos. En esta ocasión, no fue así.

Reportamos la falla como a las 9:00PM de la noche y la CFE nos dijo que se tardarían en llegar de 1 a 4 horas. No nos quedaba más que esperar. Cancelamos a nuestros invitados y nos salimos a la camioneta de mi esposo que recientemente había equipado con un sistema de sonido que incluía un DVD (¡yei!). Nos llevamos a nuestros perros a la camioneta, buscamos el único DVD que teníamos en casa (It’s Always Sunny In Philadelphia Temporada 1 y 2) y nos instalamos a esperar…

Después de un rato, naturalmente, nos empezó a dar algo de hambre. Decidimos pedir de cenar, algo cómodo que pudiéramos comer fácilmente dentro de la camioneta: unas hamburguesas de Butcher’s (¡deliciosas!). Felizmente, disfrutamos de un Drive-In Movie Date Night improvisado. Un viernes diferente con mucha conversación y una serie que, si no hubiera sido por las circunstancias, no hubiera visto jamás. (Y la verdad de las cosas es que estaba buena.)

Pasándose ya las 4 horas, llamamos de nuevo a CFE. (Cabe mencionar que debes intentar llamar más de 20 veces para que finalmente entre tu llamada. Una vez que entra, solamente 1 de las 10 veces te atenderá una persona. Osea que, tuviste que haber llamado más veces de lo que imaginas para que te atiendan). Estuvimos un largo rato con la persona de CFE y nos llegó a confesar que en realidad el tiempo estimado de “1 a 4 horas” había sido inventado y, como solamente nuestra casa estaba afectada, seguramente el árbol que teníamos afuera estaba afectando los cables. Y, como tenían mucho trabajo, no vendrían a revisar nada hasta que nosotros lo podáramos. Osea, eran ya las 12:30AM, nos moríamos del calor y no teníamos ni para cuando nos llegara la luz.

Decidimos agarrar todas “nuestras chivas” e irnos a casa de mis papás. Tuvimos que vaciar el refri y el congelador ya que no teníamos certeza de cuándo podaríamos el árbol para entonces poder llamar de nuevo a la CFE para recibir un número de reporte nuevo y esperar otras cuantas horas.

Al día siguiente, mi esposo se fue de camping… y, ¿yo? Pues a atender el árbol en 40 grados de calor. Tuve suerte y rápidamente conseguí a unas personas que vendrían a podar elárbol. Llegaron a las 12:00PM y se tomaron aproximadamente 2.5 horas en podarlo. Siendo ya las 2:30 PM de la tarde y teniendo ya 18 horas sin luz, llamé a la CFE de nuevo donde les platiqué que desde anoche había levantado un reporte mencionando que no teníamos luz, después de 4 horas me informaron que no iban a venir porque yo tenía que podar un árbol, el árbol ya estaba podado y ahora quería que vinieran a revisar la situación. La señorita, muy amablemente, tomó nota y me comentó que estarían en mi casa entre “1 a 10 horas”. Yo inmediatamente pensé: “Fácilmente podría llegar a tener 24 horas sin luz.” Y, por otro lado pensé, “Presumen que la CFE es excelente en su logística… ¿cómo puede ser que el tiempo de estimación varíe 9 horas? ¡Toda una jornada de trabajo!” Respiré profundo y seguí con mi día.

La señorita, adicionalmente, me comentó que las personas a las que les asignan las fallas no traen celulares pero que yo podría revisar el estatus de mi reporte dentro de 1 hora. Claro, llamé a la hora y me notificaron que mi reporte “ya estaba asignado y que pronto (dentro de 1 a 10 horas) pasarían a revisarlo”…

Después de unas cuantas horas más decidí volver a llamar, seguramente me podrían dar alguna actualización del estatus. No sé, algo así como: “Hay 4 reportes delante del tuyo” o, “Se encuentran ya en la zona trabajando”. En lugar, me atiende una persona y me dice “Su reporte aún no ha sido asignado”… “¿Mandé? Me habían dicho que ya estaba asignado.”… “No, pues… le dieron información errónea”… Respiré profundo y lo saturé de preguntas: “¿Cómo? ¿Para qué me dan información falsa? ¿Cómo sé si usted me está diciendo la verdad? ¿Sí van a llegar a mi casa de en máximo 10 horas? ¿O eso también es mentira?” Tranquilamente me contestó, “Pues nuestro compromiso es máximo 10 horas.”

No me quedaba más que creerle (o convencerme que ahora sí estaban diciendo la verdad).

Me fui de nuevo a casa de mis papás a dormir. Ya bañada y descansando después del día terriblemente caluroso que todos vivimos, me llama un teléfono que no tenía registrado. Justo a las 10 horas. “Señorita, estamos afuera de su domicilio. Sus cables están quemados. ¿Puede venir?”… “¡CLARO!”

Corrí a mi casa junto con mi papá. Ver a las personas de la CFE me dio una tranquilidad, paz interior y esperanza inexplicable. Me explicaron que mis cables se habían quemado ya que no estaban bien instalados y se había excedido la carga. Gracias al don de negociación de mi papá me los cambiaron en ese instante. Platicando con los señores, comentándoles lo agradecida que estaba ya que contaba con 24 horas sin luz, me compartieron que llevaban trabajando desde las 10:00AM en otra zona de la ciudad y no terminarían hasta las 3:00AM. Mi reporte fue el primero que tomaron como “apoyo adicional” que les solicitaron y les faltaban 7 más. Al siguiente día empezarían su jornada de nuevo a las 10:00AM. No podía dejar de agradecerles y no sabía como externarles el buen labor que estaban haciendo y lo feliz que hacían a toda la gente que ayudaban. Dentro de los comentarios que me hicieron fue: “Señorita, no entiendo porqué le pidieron que podara el árbol. Eso lo hace la CFE. Nunca el usuario.”

Moraleja: Si sientes que te tocó una persona que te está atendiendo de malas y te da una instrucción, vuelve a llamar para ver si la segunda persona te dice lo mismo. (Todo se pudo haber resuelto con menor costo y tiempo).

El Antes y Después del Árbol

Ah! Y mi esposo regresó de camping el domingo, con la luz restaurada y me dice “Que bueno que se fue la luz en ese momento. En fin de semana. Nos fue super bien la verdad. Se arregló luego luego” (Ajaaaaa… cuando uno se va de camping a la sierra sin pasar calores el tiempo se pasa más rápido…)

2 thoughts on “Sin luz… a 40 grados

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s